"Ahora digo -dijo a esta sazón don Quijote- que el que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho". Miguel de Cervantes.

martes, 22 de enero de 2013

Callistemon

Callistemon citrinius



Generalmente, en los paseos por parques y jardines, suelo encontrarme con arbustos y plantas ya conocidas a fuer de verlas en ellos y de –en algún caso- añorar su tenencia como lo fue en la anterior vivienda que disponía de jardín trasero. Me estoy refiriendo al Callistemon citrinius.

Hoy he encontrado un ejemplar del que he apreciado la belleza de sus flores y le he dedicado un tiempo a “robarle” esa belleza y quedármela para su disfrute posterior y cómo no, poderla compartir con todos vosotros.

Procedente de Australia, es fácil de encontrar en cualquier punto de nuestra geografía. El Callistemon, arbusto perenne y adaptable a cualquier clima, ofrece en el momento de la floración un explosivo color rojo –también de otros colores- iniciado ya desde la liberación de sus filamentos perfectamente enrollados, dando lugar a ese aspecto tan llamativo y atrayente. Terminado su ciclo, queda el fruto, cápsula leñosa que contiene una diminuta semilla.
 











1 comentario:

Antonio Banus Pascual dijo...

Fantastico reportaje,Luis. A mi esta flor se me ha atrevasado siempre.