"Ahora digo -dijo a esta sazón don Quijote- que el que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho". Miguel de Cervantes.

martes, 31 de diciembre de 2013

Feliz Año 2014


Feliz Nochevieja 2013


domingo, 29 de diciembre de 2013

La Casa del Reloj

La Casa del Reloj


La entrada tiene título de cuento, pero no es tal su contenido. Si lo es la de exponer con la siguiente serie fotográfica, la costumbre y tradición centenaria –desde tiempos de Carlos III- del montaje creativo del carismático significado del nacimiento de Jesús con belenes de tendencias y estilos varios, de gran calidad artística en muchos casos y ayudada ahora con las nuevas tecnologías, mostrando la cultura del belén como un obligado sentimiento religioso y el de decoración navideña imprescindible en hogares y lugares públicos, religiosos e institucionales entre otros.


El recinto –de más de cien metros cuadrados está ubicado en La Casa del Reloj– ofrece el montaje de una escenografía diseñada y realizada por la Asociación de Belenistas de Madrid con escenas tradicionales de la Anunciación a María, el misterio de la Natividad y la llegada de los Reyes Magos, además de otras de paisaje urbano y rural. Algunos interesantes dioramas ilustran otros belenes a menor escala.


Un sencillo espacio iluminado para la Navidad, nos recibe y despide de la visita a la Casa del Reloj.

 










jueves, 26 de diciembre de 2013

domingo, 22 de diciembre de 2013

Una rosa para Navidad



Con una rosa que esta tarde ha llamado mi atención cuando en solitario rosal se yerguía con colores de tonalidades suaves, algo acentuados por los ya débiles rayos solares que poco después dejaban paso a las frescas sombras del invierno, quiero desear lo mejor y para siempre, a todos aquellos que diariamente visitan este blog y con mi deseo el del agradecimiento por su interés. Sirva, entonces, esta rosa, para tales fines.

 




¡Felices fiestas!

jueves, 19 de diciembre de 2013

Feliz Navidad 2013


martes, 17 de diciembre de 2013

Paseo navideño a media luz

Puerta del Sol


Buen paseo el de esta tarde, excediendo algo más de lo habitual en su longitud. Desde Sol a Cibeles y Plaza de Carlos V. El motivo, fotografiar el alumbrado de estas fechas navideñas.


Desde un primer momento se deja notar la escasez lumínica de este año en lugares emblemáticos como los recorridos. Austeridad en la Puerta del Sol, en la que solo destaca el “árbol de la lotería” y de color desvaído, casi nulo en la señorial calle de Alcalá, salvo edificios como Casino de Madrid e Instituto Cervantes. Una Cibeles pálida y un Ayuntamiento semiocultos entre la luz del tráfico para continuar por un oscuro y solitario Paseo del Prado en el que antes de llegar a la emblemática estación de Atocha se ha intercalado tras la reja, un alumbrado especial sobre un olmo singular del Real Jardín Botánico (110 años, tronco de 3,7 de perímetro) con motivo del 258 aniversario del citado jardín. La iluminación fría es consecuente con su intensidad. Plaza de Carlos V –Atocha para el castizo- desangelada y pobre y el cono-árbol de un lateral, solitario sin más atuendo lumínico a su alrededor.


Lo dicho, un paseo navideño a media luz.

 
Casino de Madrid

Edificio Metrópolis. Alcalá-Gran Via

Insituto Cervantes

Fuente de Cibeles

Ayuntamiento de Madrid

Paseo del Prado





Real Jardín Botánico

Cuesta de Moyano

Plaza de Carlos V

domingo, 15 de diciembre de 2013

Cabras monteses

Escenario del reportaje


Como adelantaba en la entrada anterior, amén del disfrute de un paisaje de monte bajo, pinares y zonas adehesadas de encinas y orografía de roquedos calizos casi en paralelismo con el discurrir fluvial de las lagunas de Ruidera, lo ha sido el del “feliz encuentro” con una familia de cabra montés o cabra hispánica, para mi impensable en esta latitud. Su composición, de cinco a siete especímenes y sin ser experto y a simple vista, estaba formada por machos más o menos jóvenes con cuernos fuertes y disuasorios y algunas hembras de reducida cornamenta. Nuestra presencia no alteró su actividad alimenticia y en algún momento fueron conscientes de nuestro nerviosismo fotográfico y “posaron” para nuestro interés.

Ocasión única para conseguir este tipo de fotografías de naturaleza animal salvaje. Me sentí –nos sentimos- privilegiados por tan inesperado encuentro. Disfrutad del resultado.