"Ahora digo -dijo a esta sazón don Quijote- que el que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho". Miguel de Cervantes.

martes, 6 de diciembre de 2016

Aranjuez, paseos arbolados

Río Tajo a su paso por Aranjuez. Madrid.

He paseado una vez más en Aranjuez por unos lugares muy peculiares de éste y que están formados por bellas alineaciones de árboles en sus márgenes, son los “paseos arbolados”.

Plantaciones arbóreas que en su momento fueron usadas como embellecimiento de los accesos próximos a los recintos reales y palaciegos así como la de delimitación de prados y bosques con perspectivas de belleza en sus paseos. Destacan, por su cualidad ornamental en estos momentos otoñales, los colores dorados del plátano de sombra, el chopo americano, el álamo blanco.

 “Las hojas amarillas caen en la alameda, en donde vagan tantas parejas amorosas.
 Y en la copa de Otoño un vago vino queda en que han de deshojarse, Primavera, tus rosas”.

Rubén Darío

Algunos paseos arbolados…….

 










jueves, 1 de diciembre de 2016

Colores a media tarde otoñal en el Real Jardín Botánico de Madrid

Plazoleta de los Castaños de Indias. Real Jardín Botánico. Madrid.

El otoño ofrece un colorido muy variado en su paisaje boscoso, llenando los campos de ocres, amarillos y rojos entre otros, señal clara de una inminente llegada del letargo invernal. Arces, olmos, chopos, castaños y robles son los más representativos de esos colores en las espesas arboledas que pueblan nuestra naturaleza, cada vez más deshumanizada e industrializada.
Un rincón de “naturaleza” que en estas fechas nos regala el conjunto de las tonalidades señaladas es, sin duda, el Real Jardín Botánico de Madrid que ofrece esa visión colorista además de tranquilidad y sosiego en su interior a pesar de su céntrica ubicación urbana. Las fotografías que componen esta entrada están tomadas a una temprana hora de la tarde otoñal en las que un intenso juego de luces y colores envuelven al jardín con una atmósfera especial y armoniosa, cambiante desde cualquier ángulo pero siempre interesante y bella para el fotógrafo que lo pasea con el ánimo fotográfico siempre dispuesto.
Disfrutad de ellas si os parece.



















domingo, 13 de noviembre de 2016

Grullas en humedales manchegos

Panorámica de la Laguna de Manjavacas. Mota del Cuervo. Cuenca

No hay nada mejor que “un día de campo” y relacionarnos con el medio natural -que no siempre nos rodea- y que nos permite salir de la rutina ciudadana. Debe formar parte del ocio fundamental que todo ser humano requiere para la “recarga” de energías corporales y mentales con momentos de descanso o diversión, desconectando de la citada rutina, disfrutando de lo que nuestro entorno ofrece.
 
Con esta intención ha sido esta salida “a buscar grullas”. El lugar elegido, la manchega Laguna de Manjavacas, en las cercanías de Mota del Cuervo (Cuenca). Un primer acercamiento desilusiona pues ya la amplia y despejada lámina de agua que en otras ocasiones nos ha recibido está desaparecida junto a su habitual fauna de temporada. El abandono de la zona lagunar es inmediato, regresando a donde con anterioridad ya habíamos oído el trompeteo característico del ave elegida para esta ocasión, avistando su despliegue sobre los campos recién roturados o sembrados de cereal. En primer término una tupida banda de azulones parece sestear pero a nuestra presencia levantan vuelo y dejan paso a una visión de aves grises que aún no han avistado al intruso que –cámara al cuello- se aproxima, ávido de buenas y cercanas tomas.

Pie a tierra y a resguardo de carrizos y eneas, la sesión fotográfica da comienzo a distancia prudencial –no siendo la más propicia- recogiendo cuanta imagen ofrece la oportunidad. Pronto el malestar de nuestra presencia provoca el distanciamiento de las grullas y sus vuelos y algarabías de alejamiento para mayor seguridad del grupo. La distancia kilométrica y tiempo empleado para este menester fotográfico ha valido la pena. Ya han llegado las grullas.
 
Aún quedaría otra fructífera visita donde grullas y flamencos comparten espacio, comida y descanso. Hablo de la Laguna Larga, en Villacañas (Toledo). Siguiendo el mismo proceso de aproximación, se consiguen algunas imágenes que completaran la galería fotográfica de esta entrada. Nos despedimos del lugar con una panorámica en la que los lejanos flamencos, “impertérritos”, no nos han hecho caso alguno.



















Laguna Larga. Villacañas. Toledo.


martes, 8 de noviembre de 2016

Paseo por el Jardín Botánico de Madrid. III.

Aspecto otoñal del Real Jardín Botánico de Madrid.

Después de unos días de lluvia otoñal, era obligado visitar el Real Jardín Botánico de Madrid. Y así lo he hecho porque, aunque cualquier momento de cualquier estación es ideal la visita, las de otoño son una de mis preferidas. Sus sendas y terrazas ofrecen una belleza completa en sus variantes y variadas tonalidades de color en sus plantas y arbustos, máxime a la caída de la tarde cuando estas filtran luces y sombras que, desde cualquier ángulo o perspectiva dan un conjunto bello y armonioso. Sus rincones son especiales. Y sus imágenes otoñales, simpar.