"Ahora digo -dijo a esta sazón don Quijote- que el que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho". Miguel de Cervantes.

domingo, 6 de julio de 2014

La flor y su insecto

Monumento a Mariano Lagasca. Real Jardín Botánico. Madrid
 En los paseos por el Botánico madrileño, a poco que te fijes en las flores, diminutas o no, de color apagado o intenso, de olor agradable o de olor inexistente, en grupo o aisladas, en una gran mayoría, la flor observada, soporta los embates breves y continuados de la más extensa diversidad de insectos que atraídos por sus características, le extraen el dulce néctar de la base de los estambres y al mismo tiempo –con su débil contacto- depositan el polen porteado ya de otra flor ya “revisada” consiguiendo un ciclo continuo de polinización entre las flores, beneficioso tanto para la flor como para el insecto. Es una relación de desarrollo vital natural.























1 comentario:

Antonio Banus Pascual dijo...

Fantastico. Exposicion sencilla y foos geniales, algunas de las cuales se donde las has hecho. Un abrazo