"Ahora digo -dijo a esta sazón don Quijote- que el que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho". Miguel de Cervantes.

miércoles, 16 de octubre de 2013

San Juan de Duero

Senda de acceso al monasterio de San Juan de Duero. Soria
 Uno de los monasterios pendientes de visitar y admirar desde los lejanos tiempos de la Historia del Arte del bachillerato es el que ahora aquí expongo: San Juan de Duero (Soria). Recuerdo su interés desde entonces.



Este conjunto románico de iglesia y claustro conocido también como Arcos de San Juan de Duero es lo que queda de un monasterio levantado por una orden militar en la primera mitad del siglo XII, junto al Duero y activo hasta el siglo XVIII.



Tras una sencilla portada se accede a un claustro (siglo XIII), recinto irregular con lados totalmente diferentes entre sí. Uno, románico con arcos de medio punto y basamento corrido, otro, sin basamento con columnas cuádruples en forma de cruz y arcos de herradura apuntados o túmidos. Un tercero con columnas cuadradas y acanaladas con arcos túmidos y un cuarto con columnas circulares de doble fuste y capiteles labrados que soportan arcos apuntados con cruce simple. Todos los capiteles están labrados con temas, además de los vegetales, con escenas de humanos y seres fabulosos, amén de ataurique vegetal islámico. Claustro excepcional.

La iglesia, de nave única con presbiterio con bóveda de medio cañón apuntado y un ábside con bóveda de horno. La sencillez de la nave la alteran dos templetes laterales en el presbiterio, con baldaquinos de cúpulas esférica y cónica respectivamente, esquifadas ambas y sobre columnas de fuste cuádruple y basa y capitel único. Los capiteles, con relieves de buena factura con escenas evangélicas o alegóricas y motivos vegetales como el acanto y la piña.



Satisfecho con su visita. Ha merecido la pena. Y con Soria, tierra machadiana.
 






















2 comentarios:

dovisa41 dijo...

Cualquier día nos acercamos.

Antonio Banus Pascual dijo...

Me ha gustado. Conozco un montos de cosas de Soria pero me falta San Juan de Duero