"Ahora digo -dijo a esta sazón don Quijote- que el que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho". Miguel de Cervantes.

sábado, 13 de octubre de 2012

Baelo Claudia


 “Estás en un lugar privilegiado”, me dijo un amigo arqueólogo, cuando le informé de estar visitando el yacimiento. Y no era así, yo era el privilegiado por estar allí. El lugar era Baelo Claudia (Tarifa, Cádiz).

Baelo Claudia, yacimiento portuario romano de finales del siglo II a.C., de origen fenicio, fue de gran riqueza e importancia económica en la época de Claudio, emperador. La pesca, la salazón y el “garum” (tipo de salsa de la salazón) fueron sus principales industrias. En la segunda mitad del siglo citado, por avatares geológicos, crisis e invasiones mauritanas y germanas, se produce el abandono de la ciudad.

El plano de su trazado tiene las vías principales de la ciudad romana, el “decumanus máximus” y el “cardo maximus” en cuyo cruce se encontraría el foro y los edificios públicos de importancia. Otros edificios como templos, teatro, centros administrativos, etc. están contenidos en el aún visible recinto cercado, con puertas y torres de vigía.

Bien de Interés Cultural desde 1925, cuenta con un reciente y hormigonado Centro de Interpretación (2007) que modifica el paisaje y el entorno del yacimiento de forma claramente destructiva.

Dejo unas fotografías –no todas las que quisiera- de la parte recorrida, pues su extensión y acceso a la parte superior no fue posible por su distancia y calor ya manifiesto en la ensenada de Bolonia y su adjunta duna, atractivo monumento natural de avance significativo.

Maqueta de la ciudad de Baelo. Centro de Visitantes del conjunto arqueológico

Panorámica del yacimiento de Baelo Claudia 


Basílica, edificio destinado a la administración de justicia



Basílica y centrada, escultura del emperador Trajano

Basílica y parte del foro

Necrópolis tardía

Pavimento original junto a la puerta de Carteia


Acueducto de Punta Paloma

Paramento de la muralla

Foro

Tiendas al costado oriental del foro


Basílica

Restos de los templos capitolinos, Juno, Júpiter y Minerva



Centro de Visitantes desde la puerta de Carteia


Acceso al museo del yacimiento

Salas



1 comentario:

Antonio Banus Pascual dijo...

Precioso documento de las ruinas de Bolonia, Luis. Como siempre es un placer ver tus trabajos
Antonio